Los perros son el experimento genético más grande de la historia: así creamos los diez linajes de razas que existen hoy

Los perros son el experimento genético más grande de la historia: así creamos los diez linajes de razas que existen hoy
Sin comentarios

La domesticación de los perros y su evolución en el tiempo es el mayor experimento genético de la historia que ha llevado a cabo el ser humano. Movidos por la necesidad de tener un compañero que nos ayudase con tareas como la caza o el pastoreo, hemos creado (posiblemente sin ser conscientes de las grandes dimensiones de ) un total de 350 razas de perros. ¿Cómo? Gracias a la selección genética.

Además, no solo eso, de esas 350 razas que conviven con nosotros a día de hoy, hasta diez de ellas están relacionadas con unas actividades y comportamientos concretos, como lo es los cuidados, el pastoreo, o el olfateo, entre otros.

Así lo afirma un reciente estudio publicado en la revista Cell realizado por un grupo de investigadores del National Institutes of Health, que ha identificado los genes asociados a comportamientos específicos de muchas de las razas caninas.

"El experimento genético más grande y exitoso que los humanos jamás han hecho es la creación de 350 razas de perros que necesitábamos para pastorear, cuidar y ayudarnos a cazar. Nuestra supervivencia dependía de ello", declara a la revista científica Sciende Daily Elaine Ostrander, autora principal del estudio y fundadora del Proyecto del Genoma del Perro en el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano.

Descendientes de los lobos

Cuando afirmamos que la creación de estas 350 razas caninas es el mayor experimento que hemos realizado es porque, en su origen, los perros proceden del lobo. Esto es muy obvio si comparamos estos animales salvajes con un perro lobo checoslovaco o un Husky pero, sorprende mucho más cuando los comparamos con un Chihuaha, un Yorkshire terrier o un Pitbull.

Y es que, con el paso de los años (miles de años) de dos poblaciones de lobos que los últimos estudios al respecto sugieren que fueron el origen de los perros que conocemos hoy en día, han ido surgiendo diferentes ramas genéticas, llegando hasta nuestros días.

No solo hemos domesticado y cambiado prácticamente al completo un animal salvaje (algo que hemos hecho con otras especies como los zorros, por ejemplo), si no que hemos creado, a partir de los lobos, una nueva especie para después modelarla según nuestras necesidades.

Lobo

¿Y cuándo ha ocurrido esto? Esta es la gran pregunta que la ciencia está intentando resolver, determinar cómo se han ido creado las diferentes razas a lo largo del tiempo es un trabajo complejo y arduo del que poco a poco vamos conociendo cada vez más datos gracias a investigaciones como la de Ostrander.

"La identificación de los genes que están detrás de los comportamientos de los perros es un desafío. La población canina presenta diversos grados de presión selectiva por los rasgos estéticos y morfológicos, algunos de los cuales pueden estar relacionados con los rasgos de comportamiento, por lo que identificar la genética del comportamiento canino puede ser complicado", explica Emily Dutrow, colaboradora del estudio del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano.

Diez líneas genéticas, siete de ellas, de trabajo

Mediante un análisis de muestra de ADN de más de 200 razas de perros junto con casi 50.000 encuestas a dueños de canes, los investigadores han recopilado datos del genoma completo de más de 4.000 perros de pura raza, mestizos y semisalvajes, así como de cánidos salvajes para intentar determinar cuales son las principales razas.

Gracias a toda esta información, han identificado que son diez los linajes genéticos principales que existen, pero no solo eso, resulta que siete de ellos corresponde a una categoría específica de razas utilizadas históricamente para tareas como la caza, mediante el olfateo frente a la vista, o el pastoreo frente a la protección del ganado.

Gráfico de los diez linajes caninos identificados por el estudio.
Gráfico de los diez linajes caninos identificados por el estudio. Foto: National Institutes of Health

Esto significa que ciertos conjuntos de genes son los responsables de los diferentes comportamientos de las razas, lo que explica que los individuos de una misma raza tengan unas tendencias similares, como pueden ser los impulsos de presa de los Terrier (históricamente utilizados para atrapar y matar presas) o la tendencia persecutoria de los Border collies, utilizados para el pastoreo del ganado.

"Después de 30 años tratando de comprender la genética del comportamiento de los perros, finalmente estamos comenzando a desentrañar el misterio", concluye la autora de la investigación.

Temas
Inicio